Mi Filosofía

Lo más bello y fascinante de esta profesión es encontrar la estrategia quirúrgica justa para cada paciente.
¿Qué es lo que lleva al cirujano a elegir una técnica en vez de otra? En primer lugar el criterio para hacer un diagnóstico acertado, que surge de la observación minuciosa del paciente. Me gusta sentarme con él y observar, tocar, examinar los tejidos. El cerebro se activa y genera una mezcla de conocimientos acumulados, experiencia y creatividad que me llevan a la elaboración de la estrategia quirúrgica, que es única para cada paciente. Durante la cirugía, las marcaciones precisas y una ejecución minuciosa son la base del éxito. La concentración en el procedimiento es total, sin distracciones, salvo algo de música tranquila que acompaña en armonía el momento perfecto que vivo cuando estoy realizando con verdadera pasión una operación que me gusta.